¿Cómo prevenir y tratar las molestas ampollas?

¡No descuides tus pies con un mal calzado! Ya que estos, serán tu motor en la montaña.

Claro, cualquier campista, senderista o montañista siempre corre con el riesgo de sufrir las molestas ampollas, después de caminar por horas en la montaña. Hay que tomar en cuenta que este tipo d heridas conlleva un riesgo de infección ya que los gérmenes pueden entrar en el organismo. A continuación te compartimos 5 consejos para prevenir que aparezcan las ampollas ¡Toma nota y sobre todo, ponlo en práctica!

Utiliza calzado adecuado
Un buen calzado debe ser adecuado y de talla precisa, las botas rígidas o apretadas presionarán los pies provocando molestias al caminar y favorecerá la aparición de las ampollas. Lo mismo ocurre cuando se usa un calzado demasiado grande.

Nunca estrenes botas en una salida
Por mas tentativo que suena estrenar calzado en una salida a la montaña, debes evitarlo por completo, ya que aún no tienen la forma de tus pies y resultaran sumamente incomodas. Lo que debes hacer es usarlas días antes de la
expedición.

Cambia de calcetines
Los pies húmedos están más propensos a la aparición de ampollas, por eso se aconseja cambiar el par por lo menos una vez al día o bien, antes de dormir.

En climas fríos
En este tipo de climas se aconseja utilizar calcetines técnicos que además favorezca a la eliminación de la humedad. Hay quienes aconsejan poner un poco de talco en el calcetín y el pie.

Quítate las botas durante las pausas
Lo más recomendable es que durante los descansos te quites las botas por algunos minutos –Claro, siempre y cuando las condiciones climáticas lo permitan– de esta manera tus pies se enfriaran.

Bien, imaginemos el peor de los casos: no seguiste al pie de la letra los consejos y te apareció una enorme y molesta ampolla. Lo que debes hacer es pincharla, para ello utilizaremos una aguja esterilizada. La forma en que debes hacerlo es la siguiente:

1. Lo primero es esterilizar la aguja, puedes hacerlo colocándola sobre una llama hasta que esté al rojo vivo, déjala enfriar. Limpia tu pie utilizando agua o unas toallitas humedad ¡Ojo, no debes frotar la herida! Con la aguja pinche en el borde de la ampolla.

2. Con cuidado ejerce presión en el lado contrario de donde pinchaste con la aguja, Sigue apretando hasta eliminar todo el líquido.

3. Limpia y seca la ampolla con cuidado. Protege la herida colocando un apósito –una gasa acolchada será suficiente

¡Listo! ya conoces como prevenir y tratar las molestas ampollas ¡Sigue tu camino!

Los comentarios estan cerrados.