Muflón (Ovis ammon musimon)

Es la forma más pequeña del género Ovis, y presenta un dimorfismo sexual muy pronunciado. Medidas corporales, CC: 127-145 cm (machos), 120-130 cm (hembras); CR: 75-80 cm (machos), 70-75 cm (hembras); Ps: 40-60 kg (machos), 30-40 kg (hembras). En los machos la variedad en la forma de los cuernos es muy acusada. En el caso de las hembras, entre el 12 y el 60% presentan cuernos que se consideran residuales y que rara vez alcanzan los 15 cm. El pelo es de color castaño oscuro, aunque hay individuos de color más claro (tipo cremoso). Como peculiaridades presentan una serie de manchas blancas, en forma de silla de montar, en los lomos, la región (escudo) anal está bien marcada, así como la cara, con un área blanquecina encima del morro y debajo del frontal que va aumentando con la edad, hasta ocupar toda la cara. El vientre y la parte interior de las extremidades son blancos. Los caracteres mas relevantes que los diferencian del género Capra son la cola larga cubierta de pelos, ausencia de mechón de pelos en la barbilla y cráneo muy convexo, además de otras características osteométricas diferenciales. Número de cromosomas (2n) = 54. El número actual de cromosomas deriva de los ancestros comunes de los Ovis con NF = 60. El número cromosómico del muflón es similar al de la oveja doméstica y al de Ovis orientalis. También es similar al de los pachiceros.

_DSC0091

 DISTRIBUCIÓN

La distribución natural quedó reducida a pequeñas islas del Mediterráneo y a un núcleo en Armenia. Aunque el muflón procede de Córcega, no están claros sus orígenes y sus ancestros, debido a que los primeros muflones europeos eran mucho mayores. Hay dos teorías sobre su origen, una propone que proceden de antecesores europeos de mayor tamaño y la otra que se originaron por asilvestramiento. Los primeros ejemplares que se introdujeron en España lo fueron en la Serranía de Cuenca, en el Hosquillo, desde donde se llevaron a la Sierra de Cazorla en 1954. De estos núcleos, se han extendi- do por toda la Península, tanto en reservas de caza (como la de Puertos de Beceite, Muela de Cortes, etc.) como en cotos particulares y públicos de casi todas las provincias, llegando en los años 70 del pa- sado siglo al Parque Nacional del Teide. Actualmente se le encuentra por toda el área mediterránea de la Península Ibérica, y en la mayoría de las Comunidades Autónomas. Está sin embargo ausente del Archipiélago Balear y de los territorios del norte de África.

HÁBITAT Y RANGO ALTITUDINAL

Tiene una gran capacidad adaptativa, ocupando hábitats tan diferentes como las zonas de cumbres de- forestadas y rocosas de Cazorla, los bosques húmedos de Cádiz, o las agrestes y secas laderas del Teide, mostrando marcadas variaciones de tamaño y de peso como respuesta a dichas adaptaciones. Se les puede encontrar en condiciones extremas como las del Teide, donde la altitud, las elevadas temperaturas, la escasez de biomasa vegetal y agua, y el suelo tan agresivo, no le impiden mantener una población próspera que se expande con velocidad superior a los 3 km/año (observaciones realizadas a finales de los 80 del pasado siglo).

REPRODUCCIÓN

Los machos son fértiles a partir de un año y medio de edad y pueden participar activamente en el pro- ceso reproductivo a partir del tercer o cuarto año. Las hembras alcanzan la madurez con un año y medio, pariendo por primera vez a los dos años de edad. El período de celo se sitúa en el mes de no- viembre en la mayoría de las poblaciones de la Península, siendo más laxo en la población de Tenerife. El período de gestación dura alrededor de cinco meses. La mayoría de los partos acontece en marzo y abril, y habitualmente tienen una sola cría, considerándose las observaciones de hembras con dos crías como adopciones espontáneas y no como partos gemelares.

HÁBITOS ALIMENTARIOS

La característica más relevante de la alimentación del muflón es la gran adaptación que presenta a cualquier tipo de hábitat, siendo posiblemente una de las especies de herbívoro que más especies diferentes consume por ingesta, llegándose a encontrar más de 100 variedades diferentes en un solo es- tómago. Consume indistintamente fanerógamas, criptógamas, hongos y líquenes, sin embargo, son las plantas herbáceas y las gramíneas, cuando están disponibles, las más apetecidas. Cuando se compara su alimentación con la de otros herbívoros, por ejemplo la cabra montés (Capra pyrenaica), se observa un mayor solapamiento de los componentes leñosos en invierno y herbáceos en primavera.

ORGANIZACIÓN SOCIAL Y COMPORTAMIENTO

Se puede decir que es un animal social durante todo el año, con una proporción de tamaños de grupo superior al del resto de ungulados. El tamaño y la composición del grupo depende de factores internos relacionados con el ciclo reproductivo y de factores externos relacionados con la estacionalidad y la disponibilidad de alimentos. En el período de celo y gestación, entre noviembre y marzo, es cuando se ob- serva el mayor tamaño de grupo, con una media de 10-12 ejemplares. Los grupos son generalmente mixtos, y están compuestos por machos, hembras y crías. Desde abril a octubre los grupos son mas pequeños y están compuestos por grupos familiares y presentan generalmente segregación de sexos.

INTERÉS ECONÓMICO Y RELACIÓN CON EL HOMBRE

Es una especie de caza mayor muy apreciada, por lo que se está extendiendo por fincas particulares y cotos sociales o reservas de caza, con el consiguiente peligro de competencia con otros ungulados. Su introducción irracional puede ocasionar graves daños ecológicos. Sirva de ejemplo el fuerte impacto producido sobre las comunidades de plantas endémicas del Teide o la competencia ejercida sobre la cabra montés en Cazorla. Además, la especie en sí está sometida a un alto riesgo, pues los muflones actuales proceden de muy pocos reservorios de donantes (además de con pocos individuos) y con muy baja variabilidad genética, por lo que los riesgos de deriva y endogamia son particularmente elevados.

 

 

Los comentarios estan cerrados.