Gaviota patiamarilla (Larus michahellis)

La gaviota patiamarilla, una de las aves marinas más abundantes de la cuenca del Mediterráneo.

Clasificación

  • Orden: Charadriiformes
  • Familia: Laridae

Longitud

  • 55-67 cm

Envergadura

  • 130-158 cm

Identificación

Entre los rasgos distintivos de la patiamarilla se encuentran el color amarillo de las patas, la tonalidad más intensa del pico (amarillo anaranjado y con el rojo de la punta más extendido) y, finalmente, el anillo
ocular rojo. Por lo demás, el dorso es de color grisáceo, ligeramente más oscuro que en la argéntea, y las regiones ventrales, blancas. En plumaje invernal, la patiamarilla carece del moteado oscuro que luce su pariente en
la cabeza y el cuello.

Canto

Dónde vive

En territorio español habitan tres subespecies: michahellis, que ocupa el litoral mediterráneo, con colonizaciones recientes en Gibraltar y el golfo de Cádiz; atlantis, distribuida por las costas atlánticas peninsulares y Canarias, y lusitanicus, que se extiende desde las costas gallegas hasta las del País Vasco. La especie ha ampliado su área de distribución desde las costas hacia el interior, donde ocupa diversos enclaves, como el embalse del Ebro, algunos humedales de Orense y Toledo y tramos fluviales del interior de Cataluña.

Hábitat

La gaviota patiamarilla se muestra considerablemente adaptable a la hora de elegir hábitat. Para criar prefiere acantilados marinos o islas cercanas a la costa, pero, en general, puede ocupar una gran variedad de emplazamientos, como marismas, salinas, playas y humedales litorales o interiores. Asimismo, es muy frecuente en las inmediaciones de los núcleos de población costeros, donde puede llegar a criar con éxito en edificaciones humanas.

Alimentación

La gran adaptabilidad que muestra esta gaviota en lo que a la elección del hábitat se refiere puede hacerse extensiva a su alimentación, ya que es capaz de ingerir casi cualquier cosa, desde materia vegetal hasta peces, incluyendo pequeños mamíferos, crustáceos, moluscos o carroñas. Existen dos fuentes de alimentación sumamente importantes para esta especie: una la constituyen los basureros, que frecuenta en gran número en cualquier época del año, y la otra, los descartes producidos por los barcos
arrastreros, con los que se encuentra estrechamente relacionada.

Reproducción

El periodo reproductor de las gaviotas patiamarillas comienza entre los meses de marzo y abril. En esta época, la pareja se dedica a la elaboración del nido.
La puesta consta de dos o tres huevos de color variable (mayoritariamente oliváceos y moteados), que son incubados durante 25-33 días sobre todo por la hembra.

Amenazas y Conservación

No existen amenazas de importancia para la especie, a excepción de algunas colonias a las que pueda afectar el cierre de basureros o salinas, así como la regulación de la pesca de arrastre. Por el contrario, el elevado éxito reproductor de esta gaviota, unido a su perniciosa incidencia sobre colonias de otras aves (al depredar los pollos) y a otros factores negativos como sus efectos sobre la vegetación de los acantilados y la potabilidad de las aguas, o los problemas de ruido, suciedad y deterioro de edificios que generan en las colonias urbanas, han motivado la puesta en marcha de planes de descaste para reducir sus poblaciones.

FOTOS

Fotografías: Propias.
Más Info:rutas@derutasporlanaturaleza.es

Los comentarios estan cerrados.