Cigüeñuela común (Himantopus himantopus)

Uno de los sonidos más habituales de muchos de nuestros humedales es el repetitivo y penetrante grito emitido por unas aves zanquilargas, estilizadas y de tonos blanquinegros, que no dejan de reclamar y de volar en grupo cuando detectan la presencia de algún peligro. Son las limícolas más comunes y extendidas de nuestra fauna y, también, unas de las más vistosas: las cigüeñuelas comunes.

_DSC0085

Clasificación

  • Orden Charadriiformes;
  • familia Recurvirostridae 

Longitud

  • 33-36 cm

Envergadura

  •  67-83 cm

Identificación

Se trata de un ave limícola de aspecto peculiar e inconfundible, que se caracteriza, sobre todo, por poseer unas larguísimas patas de color rojo y un pico largo, fino y agudo. Las regiones dorsales son oscuras, de un negro irisado en los machos adultos y parduzco en las hembras; el cuello y el píleo lucen una cantidad variable de negro, dependiendo del individuo, mientras que el resto del cuerpo de estas estilizadas aves es completamente blanco. Los jóvenes presentan las partes superiores de color marrón jaspeado y las inferiores blancas. En vuelo, la cigüeñuela resulta también inconfundible, ya que su modo de estirar las patas y el cuello le confiere un aspecto extrañamente alargado.

 _DSC0848

Canto

Dónde vive

La cigüeñuela común es la limícola reproductora más extendida en nuestro país, puesto que está presente en casi todas las comunidades autónomas, si bien más de la mitad de la población se localiza en el delta del Ebro y las marismas del Guadalquivir. Su número también es elevado en humedales del interior de la Península (Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Aragón, Madrid y La Rioja), así como en las islas Baleares, aunque resulta más escasa y localizada en Canarias. 

Hábitat

Esta limícola suele frecuentar, en general, humedales de aguas someras, por lo que puede aparecer en deltas, estuarios, lagunas costeras, zonas pantanosas, lagos poco profundos, saladares, marjales, lagunas estacionales y orillas de ríos. Con frecuencia aparece en lugares asociados al hombre, como zonas de regadío, arrozales, salinas, piscifactorías o depuradoras, ya que necesita aguas con una productividad biológica bastante elevada, de conformidad con sus preferencias de hábitat. 

Alimentación

Se alimenta de invertebrados —sobre todo, insectos acuáticos—, que captura cuando están posados mediante rápidos picotazos en la superficie del agua, sobre la vegetación o bajo esta, y también en vuelo mediante saltos verticales. A veces se la encuentra con la cabeza y el cuello completamente sumergidos, pero es raro verla nadar.

Reproducción

El ciclo reproductor de la cigüeñuela dura aproximadamente 55 días, de los cuales 22-25 corresponden a la incubación y 28-32 al desarrollo de los pollos, que —a pesar de mostrarse muy activos y de ser capaces de alimentarse por sí mismos nada más nacer— son atendidos por ambos progenitores hasta que aprenden a volar, sobre todo por la noche y en épocas de tiempo revuelto. Es a finales de abril cuando la mayor parte de las parejas que habitan nuestras latitudes inicia la reproducción, que se prolonga hasta mediados de agosto.  

Amenazas y Conservación

La principal amenaza que se cierne sobre esta adaptable limícola es la degradación o desaparición de humedales, tanto temporales como permanentes. Las prácticas agrícolas inadecuadas llevadas a cabo en zonas húmedas artificiales —como el uso de plaguicidas, la degradación o transformación de salinas, o la gestión inadecuada de los niveles de agua— pueden afectar a su éxito reproductor. Otro problema grave es el aumento de depredadores, como perros y ratas, y, en especial, la gaviota patiamarilla, con la que compite por los territorios de cría. La cigüeñuela común se incluye en la categoría “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Fotografías: Propias.
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

Los comentarios estan cerrados.