Somormujo lavanco (Podiceps cristatus)

Es el mayor integrante de la familia de los zampullines y somormujos en España. Presenta un estereotipado cortejo nupcial, época en la que su plumaje adquiere un llamativo diseño facial, con penachos y expansiones de plumas muy característicos. Habitante habitual de humedales, incluidos embalses y otros enclaves artificiales.

_DSC0362

Clasificación

Orden: Podicipediformes;

Familia: Podicipedidae

Longitud

46-51 cm

Envergadura

85-90 cm

Identificación

El mayor de los somormujos y zampullines que pueden verse en España. Se trata de un ave elegante, de cuello estilizado, pico largo y apuntado, y cuerpo alargado. En verano luce un plumaje vistoso, con la parte superior de la cabeza negra. De las mejillas salen plumas llamativas, alargadas, de tonos rojizos y negros. La zona que rodea los ojos es blanca, al igual que el cuello, el pecho y el vientre, lo que contrasta con el dorso oscuro y los flancos rojizos.

En vuelo se observa su esbelta complexión, con su largo cuello estirado, y su batir rápido de alas hace ver las zonas alares blancas a modo de destellos.
No existen diferencias entre sexos.

Canto

Dónde vive

Se distribuye por Europa, África, Asia y Australia. Hay descrito tres subespecies. En nuestro país vive la subespecie cristatus, presente en Europa y Asia

En España, vive prácticamente todas las comunidades, salvo en las islas Canarias..

Desplazamientos

Puede comportarse como sedentaria o como migradora parcial. Las poblaciones europeas más norteñas son más migradoras, y se desplazan hacia el sur a lugares que no se hielen en invierno.

Hábitat

Ocupa una amplia variedad de zonas húmedas, tanto del interior como litorales, siempre que sean de aguas abiertas, medianamente profundas y con presencia de peces.

Alimentación

El somormujo lavanco es mayoritariamente ictiófago, (captura los peces mientras bucea), constituyen el principal componente de su dieta. De forma ocasional puede consumir también invertebrados, como insectos y sus larvas.

Reproducción

Su cortejo resulta llamativo, con diversas poses en las que a menudo hincha las plumas del cuello. El acto más peculiar se produce cuando ambos sexos, aproximándose de frente, se encuentran y se ponen prácticamente de pie sobre el agua durante unos segundos.

Solo realiza una puesta normalmente, puede constar de uno a seis huevos, blancos al principio, para tornar al color pardo
después, tras teñirse por la vegetación acuática del nido. La incubación, también compartida por ambos sexos, dura 27-29 días.

_DSC0316

Amenazas y Conservación

El somormujo lavanco tiene gran tendencia a elegir embalses para criar. Si bien su alta adaptabilidad para ocupar medios artificiales a veces resulta ventajosa, también acarrea problemas, pues dichos medios son altamente impredecibles y pueden sufrir cambios bruscos en el nivel de las aguas, lo que a menudo provoca la inundación de los nidos o hace que estos queden en seco, al alcance de depredadores. En conjunto, estos factores pueden disminuir el éxito reproductor de las parejas. Además, esta ave puede verse afectada por las molestias que ocasionan los pescadores y las embarcaciones recreativas. En el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas aparece como “De interés especial”.

Fotografías: Propias.
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

 

Los comentarios estan cerrados.