Sapo común (Bufo spinosus)

IMG_2291 2

Anuro de hasta 12 cm de longitud. Cabeza más larga que ancha, con hocico corto y bastante romo y grandes glándulas parótidas divergentes tras los ojos. Ojos grandes y prominentes, con pupila horizontal ovalada e iris de tono cobrizo o anaranjado. Extremidades cortas y robustas. Color de fondo pardo, rojizo o anaranjado. El dorso puede ser totalmente uniforme o jaspeado en marrones oscuros con manchas irregulares blancas o amarillentas.

Muy habitual en toda clase de hábitats desde bosques de coníferas y caducifolios, a zonas de matorral mediterráneo. Para la reproducción prefiere masas de agua profundas, estables con o sin vegetación acuática. Es más resistente a las aguas insalubres que otras especies de anfibios durante la fase de renacuajo.

Los adultos son terrestres pero pueden recorrer amplias distancias para aparearse en el mismo punto donde nacieron. La hembra deposita los huevos completamente negros, en cordones dobles de hasta varios metros de longitud, envueltos por abundante gelatina, preferentemente sobre las hierbas. Larvas de color negro, pudiendo aparecer un moteado dorado por todo el cuerpo. El periodo larvario es muy variable pero suele estar entre 2 y 4 meses.

De hábitos muy terrestres, únicamente acude a los medios acuáticos durante el periodo reproductor. La dieta se compone sobre todo de artrópodos y hormigas. Para defenderse de sus depredadores segregan por las glándulas de su cuerpo unas secreciones irritantes para las mucosas de muchos animales. Pasa el día escondido en alguna guarida, excavada por él, bajo piedras o raíces.

Sin título

Los comentarios estan cerrados.