Sapo corredor (Epidalea calamita)

IMG_2292Mide hasta 9 cm de longitud. Cabeza más ancha que larga y hocico corto y redondeado con glándulas parótidas paralelas. Ojos prominentes con pupila horizontal e iris amarillo metálico con vetas negras. Cuerpo rechoncho y muy verrugoso de extremidades relativamente cortas. Dorso generalmente verde grisáceo a marrón con una línea media dorsal amarilla clara, que recorre todo el cuerpo. Con muchas verrugas a menudo de color rojizo de tamaños variados y dispuestas irregularmente.

Ocupa todos los tipos de hábitats, pero prefiere las zonas despejadas con suelo no muy compacto. Su reducido periodo larvario (entre 24 y 54 días) le permite explotar cualquier punto de agua temporal y de escasa profundidad como prados encharcados, cunetas, canteras o charcos.

La hembra realiza las puestas sobre el fondo, a poca profundidad. Pone entre 1.500 y 5.000 huevos por puesta, que tiene la estructura de un largo cordón gelatinoso (de hasta 2 m) depositado en forma de madeja, con los huevos dispuestos en una ó dos filas. Los renacuajos son negruzcos y pequeños comparados con la mayoría de otros anfibios, a menudo sufren mortandades masivas por la desecación de los puntos de agua utilizados para la reproducción.

Comienza su actividad al atardecer pero es sobre todo nocturno, pasando las horas del día oculto bajo piedras e incluso en refugios que él mismo excava si el sustrato lo permite. Los adultos se alimentan sobre todo de insectos, hormigas y lombrices. Cuando son atrapados, pueden emitir un grito, acompañado de una secreción glandular repelente. Es el único anuro que no salta.

IMG_2293

Sapo Corredor

Fotografías: Propias

Los comentarios estan cerrados.