Epílogo a Muxía y Fisterra: Olveiroa – Muxía

  • Longitud: 33 Km
  • Tiempo estimado: 7 horas
  • Dificultad: Media
  • Altitud Minima: 13 m
  • Altitud Máxima: 369 m
  • Recomendaciones: No abandonar   basura.  Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del  camino.  No molestar a las gentes del lugar.

Descendemos la calle del albergue y giramos a la derecha para salir de Olveiroa por la pista asfaltada. Hay que prestar atención porque en breve, a la altura del mojón 34,558, debemos torcer a la izquierda para cruzar un arroyo y tomar una senda encajada que desemboca en la pista que se dirige al embalse do Castrelo. Tras una curva cogemos, por la derecha, un camino que sube hacia una línea de aerogeneradores. Más adelante dejamos este camino y avanzamos por la ladera de la montaña con unas vistas increíbles del río Xallas, que fluye encajonado por una tupida vegetación. Terminamos bajando al lugar de Vao de Ripas, donde cruzamos el río de Hospital por un puente de piedra (Km 2,7). Salvamos una cuesta y entramos en Logoso, aldea situada en las laderas del monte Castelo.

Atravesamos este pequeño lugar y abordamos una llevadera subida hasta la aldea de Hospital, donde cogemos la carretera CP-3404 (Km 5,1). A los pocos metros hay un bar a mano izquierda. Pasado el bar acortamos un trecho por la carretera antigua para desembocar en la rotonda donde se encuentra el mojón que bifurca los caminos a Fisterra y Muxía .

Continuamos de frente hacia Muxía por el arcén de la DP-3404 y acompañados por los gigantes del parque eólico. Tras 1,1 kilómetros dejamos la carretera por el arcén izquierdo, justo en la señal oficial que marca 25,880 kilómetros hasta Muxía, y bajamos bruscamente unos metros para cruzar el rego de Vao Salgueiro, tributario del río Fragoso (Km 7,2). Unos 400 metros más adelante volvemos a cruzar la carretera para tomar el camino que sale de frente y que nos ahorrará varias curvas pronunciadas de la carretera. El itinerario regresa una vez más al asfalto durante 200 metros y vuelve a dejarlo por la izquierda para descender hasta As Carizas, aldea de la parroquia de Santa Baia de Dumbría (Km 8,7).

Giramos a la derecha en la calle principal, cruzamos más adelante la pista asfaltada y cogemos un camino rural que conduce hasta la zona deportiva de Dumbría. Nos llamará la atención una construcción vanguardista con volúmenes de colores. Se trata del albergue de peregrinos inaugurado en 2010 y financiado por Inditex (Km 9,6). Pasada el área deportiva de O Conco, con amplia zona ajardinada y de descanso, salimos a la carretera y giramos a la izquierda para pasar el rego de Cheo y subir a Dumbría.

Nada más entrar vemos la plaza con un bonito hórreo, un crucero, la iglesia de Santa Eulalia – de los siglos XVII y XVIII y manteniendo la portada de estilo románico – y la casa rectoral. Como capital del Concello cuenta con bares, tienda, cajero, Centro de Salud, etc. La población está partida por la DP-3404 y lleva más de un kilómetro atravesarla. A la altura del Centro de Salud de Dumbría (Km 10,7)seguimos por la izquierda y bajamos por la carretera que salva el río Fragoso.

De inmediato salimos a la AC-552 (A Coruña-Fisterra), la cruzamos con mucha precaución y enlazamos con el camino que nace de frente. Un camino, al principio por un piso mullido y luego siempre sobre gravilla, encauzado por muretes de piedra y rodeado de toda una suerte de monte bajo, algún pino y eucaliptos sin orden ni concierto. Nos lleva en dos kilómetros hasta la aldea de Trasufre, de la parroquia de San Pedro de Coucieiro y ya perteneciente al Concello de Muxía. Alberga la capilla de Nuestra Señora del Espino, donde cada tercer fin de semana de septiembre van los romeros a sanar sus verrugas en la fuente (Km 13,5).

DSC_0842

La señalización oficial rodea el pueblo y continúa por la pista vecinal. Envuelto por los campos de cultivo vemos a nuestra derecha la aldea de Calo y proseguimos para cruzar el río Castro, casi oculto por el bosque de ribera. Viaja a lo largo de 30 kilómetros desde el monte Escaleira hasta la ría de Lires. Al lado se encuentran las Casas da Ponte y cogemos la pista asfaltada que sale a la derecha, donde está la señal de los 18,734 kilómetros a Muxía. Por ella, tras varios giros de noventa grados, alcanzamos Senande, que nos recibe con la eterna figura de la Galicia agrícola: el hórreo. Senande es el núcleo más grande de la parroquia de San Ciprián de Vilastose y está situado en el ecuador de la etapa.

Nos desviamos a izquierda en dirección a Agrodosío, Vilastose y Casanova. Pasamos el primer núcleo disperso y nos encaminamos hacia el lugar de A Grixa, donde vemos la iglesia parroquial y al otro lado la espadaña, aislada sobre un muro (Km 17). En seguida de A Grixa torcemos a la izquierda por la carretera vecinal y no hay que despistarse porque a los 250 metros hay que dejar la pista por la derecha y coger un camino. Es posible que el mojón oficial esté cubierto en parte por la vegetación. Comienza ahora un tramo cómodo de unos 4 kilómetros por camino y pista forestal que atraviesa los montes de Vilastose y de Raposa y que lleva hasta Quintáns, pueblo de la parroquia muxiana de San Martiño de Ozón. A mano derecha saludamos la capilla de San Isidro, cruzamos la AC-440 y torcemos a mano izquierda en la plaza. Varios bares permiten de nuevo hacer una pausa.

Visitamos Quintáns de punta a punta y después de una vaquería avanzamos por pistas asfaltadas y de tierra con vistas al valle donde se asienta Ozón. Un tramo herboso y un breve paso por el empedrado del Camino Real  sube hasta el conjunto de hórreo e iglesia de San Martiño de OzónEl hórreo es uno de los más grandes de toda Galicia, se sustenta en 22 pares de pies y mide más de 27 metros (Km 22,7). Dejamos la iglesia a la derecha para subir hasta el vecino Vilar de Sobremonte. En este breve tramo podemos ver el camino recorrido desde Quintáns.

En el mismo Vilar el Camino se interna de nuevo en el monte y tras una cuesta inicial, llanea y desciende plácidamente a Merexo (Km 25). Al otro lado de la ría formada por la desembocadura del río Grande podemos ver Camariñas. El núcleo principal de Merexo queda a la derecha y tomamos la carretera local durante kilómetro y medio para acercarnos a Os Muiños. En medio de la población cruzamos el río Negro y tras la panadería salimos junto a la carretera.

Pasada la farmacia seguimos por la derecha en dirección a Playas de Os Muiños. Seiscientos metros después, junto a una casa, giramos a la izquierda y subimos por un camino herboso (es posible que esté sin limpiar y la vegetación llegue hasta la cintura) hasta la carretera y la iglesia románica de San Xulián de Moraime (Km 28). Consta de tres naves y tres ábsides y bellas portadas laterales repletas de detalles. En el interior se destaparon unas pinturas murales de dudosa datación que están divididas en ocho lienzos. El día prosigue por el lugar de Casas Novas y continúa en ascenso hasta la AC-440, que cruzamos con precaución para llegar hasta el monte de San Roque y su capilla (Km 29).

De inmediato entramos en Chorente y al llegar a las últimas casas tomamos un camino entre helechos. Unos 600 metros después hay que torcer a la izquierda, hay un mojón jacobeo no muy bien situado, y tomar la senda estrecha que desciende hasta la playa de Espiñeirido (Km 30,4). En este punto se puede continuar por la pista asfaltada o por el paseo de madera que bordea la playa. Escogemos esta última opción y desembocamos en la AC-440 a la entrada de Muxía (Km 30,8). Entramos por ella y pasado el Hostal La Cruz hay una señalización junto al arcén izquierdo que guía hasta el albergue de peregrinos, en la calle Enfesto.

  • Muxía

Para llegar hasta el Santuario de la Virgen de la Barca, asolado por un virulento incendio el día de Navidad de 2013, continuamos siempre de frente por el paseo, junto a los puertos pesquero y deportivo, y en el centro de la población hay una señal que nos dirige hacia la Oficina de Turismo, donde se recoge la Muxiana, y el Santuario. De camino a éste pasamos junto a la iglesia de Santa María, que ocupa la parte baja del monte Corpiño y presenta trazas del románico de transición y del gótico. Alberga la capilla gótica del Rosario, del siglo XIV. Medio kilómetro después llegamos al Santuario la Virgen de la Barca. El origen de una capilla en este lugar puede remontarse a los siglos XI o XII pero el primer documento que hace referencia al Santuario es de 1544. El templo actual es barroco de 1719 de una sola nave. En los alrededores se encuentran la Pedra de Abalar, la Pedra dos Cadrís, la Pedra do Timón, que guardan relación con la leyenda de la llegada de la Virgen a estas costas en una barca de piedra y su aparición al Apóstol Santiago para animarle durante su predicación.

DSC_0944

Texto: http://caminodesantiago.consumer.es/
Fotografías: Propias
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

 

Los comentarios estan cerrados.