Epílogo a Muxía y Fisterra : Negreira – Olveiroa

  • Longitud: 35 Km
  • Tiempo estimado: 8 horas
  • Dificultad: Media
  • Altitud Minima: 103 m
  • Altitud Máxima: 474 m
  • Recomendaciones: No abandonar   basura.  Evitar encender fuego. Respetar el entorno natural del  camino.  No molestar a las gentes del lugar.

Nos alejamos del centro de Negreira por la carrera de San Mauro, pasando bajo el arco que comunica la capilla, del siglo XVIII, con el pazo de Cotón, de incierto origen y con bastantes añadidos de los siglos XVIII al XX. En su fachada se pueden ver una docena de escudos de armas pertenecientes a las familias que lo habitaron. Cruzamos el río Barcala, afluente del Tambre que cuenta con un paseo fluvial para disfrute de los vecinos del Concello. Justo después tomamos la carretera que asciende hasta el lugar de Negreiroa, la pequeña aldea donde se encuentra el albergue público, la iglesia parroquial y que fue el núcleo original de Negreira. Hay que dejar la carretera por la derecha y pasar junto a la iglesia de San Julián, del XVIII.

DSC_0718

Nos da la bienvenida un buen tramo boscoso de hoja caduca que asciende hacia el alto da Cruz y que sale de nuevo a la carretera (Km 2,3). Una recta de unos 600 metros conduce hasta San Mamede de Zas, donde se abandona otra vez la carretera para atravesar la aldea. A la salida viene un bonito paseo encauzado por muros de piedra y rodeado de vegetación variada. En este tramo se forman balsas de agua con facilidad. El itinerario roza el núcleo de Camiño Real, que dejamos a mano izquierda.

Un pequeño respiro para el trecho de casi dos kilómetros y medio hasta la siguiente aldea, en subida y con algunos toboganes al final. Llegados a Rapote (Km 7), aldea de la parroquia de San Martiño de Broño, bajamos hasta un cauce y recuperamos los metros perdidos por el monte de Espñareiro hasta A Pena. A la entrada se encuentra el desvío hacia el bar y el albergue adjunto.

Pasada la iglesia de San Mamede y la casa rectoral se entra en Piaxe (Km 8,4). Medio kilómetro más adelante salimos a la carretera DP-5603 a la altura de Portocamiño (Km 8,9) y seguimos por ella hasta Cornovo (Km 9,3). A un lado de la carretera bosquetes y praderías conforman un paisaje típicamente rural. A la salida de Cornovo, tras el cruce a Gorgal y Xallas, dejamos otra vez la compañía del asfalto y llegamos hasta una pequeña pasarela que salva el rego de Forxán. La jornada recorre el paraje del Altiño do Cotón en un entorno donde se mezclan tojos, maizales, pinos y eucaliptos y retorna de nuevo a la carretera. Un pesado tramo de asfalto de más de dos kilómetros conduce hasta Vilaserío.

DSC_0773

Dejamos Vilaserío y continuamos por la carretera hasta Cornado, última población del Concello de Negreira (Km 14,9). A partir de este pueblo el paisaje va a ir cambiando radicalmente debido a la concentración parcelaria. Un pequeño repecho y su posterior bajada por pista donde podremos ver alguna cabaña de vacas entre el pinar, llevan hasta la carretera DP-5604, que seguimos por la derecha durante 400 metros. La dejamos por la izquierda y al poco, tras pasar algún tramo propenso a encharcarse debido a la cercanía del río de Barbeira, nos encontraremos con una pista agrícola envuelta por cultivos de maíz.

Unos 40 o 45 minutos después llegamos hasta el puente sobre el río de Maroñas. Lo cruzamos y entramos en la parroquia del mismo nombre, del Concello de Mazaricos y señalizada con un rótulo de madera (Km 19,8). A la entrada nos saludan dos hórreos típicos y continuamos por pista vecinal hasta Santa Mariña (Km 20,8).

Aquí pueden surgir un par de posibilidades: si la travesía por el Monte Aro se ha recuperado y señalizado y está abierta al paso, atravesaremos la montaña y su castro por una pista. Si sigue cortada no hay más remedio que girar a la derecha a la altura del panel informativo y continuar por la pista asfaltada dando un buen rodeo. A partir del primer cruce, que seguimos por la izquierda, vamos a poder ver el embalse da Fervenza, construido en la década de los 60 y escenario de una multitudinaria fiesta veraniega. En ningún momento hay que salir de la carretera vecinal. Hay unas flechas de dudosa autoría que invitan a tomar un camino hasta Lago dando un rodeo innecesario. Visitamos Campo Valado (Km 27,1)Porteliñas (Km 27,4) y Abeleiroas.

Junto al desvío hacia el mirador de Corzón giramos a la izquierda y nos aproximamos hasta la iglesia parroquial de San Cristovo de Corzón, sobria construcción rural con elementos que van desde el románico hasta el neoclásico.

En lugar de entrar en la población torcemos a la izquierda para afrontar una recta de más de un kilómetro hasta el núcleo de Mallón (Km 31,2). Giramos a la derecha para tomar una carretera más relevante y llegamos al puente sobre el río Xallas que divide los Concellos de Mazaricos y Dumbría. En este mismo lugar, en 1809, los labriegos gallegos intentaron sin éxito frenar el avance de las tropas francesas. Al otro lado se encuentra Ponte Olveira, donde hay una cafetería-restaurante con albergue incluido que dispone de un pequeño jardín donde poder acampar.

Hasta el final de etapa restan unos 25 minutos. Hay que seguir la carretera, ya sin pérdida, y desviarse hacia el centro de Olveiroa. A la entrada se encuentra el albergue privado Hórreo. En el centro el público. Este último está distribuido en varios edificios: las antiguas escuelas, casas particulares, varios hórreos, un merendero y el local de la recepción.

Texto: http://caminodesantiago.consumer.es/
Fotografías: Propias
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

 

Los comentarios estan cerrados.