Los Cahorros de Monachil.

Esta ruta nos ofrece un itinerario alternativo por Los Cahorros, pasando por sus eras y regresando por el Camino de la Solana; un paisaje de singular belleza, con inmejorables vistas del cañón y su entorno.

 

Río Monachil

La partida de esta ruta la iniciaremos en Monachil pueblo, ascendiendo por la calle Trinidad Carreras, caminando junto al río hasta llegar, tras la primera curva, a la Fuente del Piojo, en un desvío a nuestra derecha, que refrescará nuestros primeros pasos.

Era Portachuelos

Tras una breve subida, nos encontramos con la era Portachuelos, vestigio de un pasado de cultivos de secano, trigo, centeno, espelta, avena e incluso cebada, cereales que cubrieron la mayor parte de estas tierras y que fueron utilizados, entre otras cosas, para hacer pan de diferentes calidades, techos para las chozas, comida para ganado… en ellas, después de haber segado, se trillaba la parva, se esparcía por la misma era, y a pleno sol, para que estuviese más seca y se separase mejor la paja del grano, se pasaba el trillo tirado por un par de bestias.

 

Eras de los Renegrales

Descendemos por un carril entre huertas y cortijos con numerosos frutales que albergan gran diversidad de pequeñas aves; seguimos nuestro camino en dirección.

Cahorros Altos, para lo cual, tendremos que subir una gran pendiente hasta llegar a las eras de los Renegrales. Las eras han sido siempre estratégicamente construidas en zonas altas, donde las corrientes de aire ayudaban a aventar la parva, y separar en diferentes montones grano y paja una vez trillado.

Desde aquí obtenemos unas maravillosas vistas del cañón, conformado por unas inmensas

paredes de roca caliza, excelentes para la práctica de la escalada.

Puente colgante

 

Nuestro camino continúa por el sendero que discurre por la izquierda y que va adentrándose en el desfiladero, hasta encontrarnos con las ruinas de la casa del guarda de la antigua central eléctrica, tras la cual, llegamos a la base del puente colgante de 63 metros de longitud. Éste, salva el río para dejarnos en el comienzo de la parte más angosta e impresionante del camino. En la parte superior de las paredes, en ocasiones podemos observar como éstas sobresalen a modo de cornisas, pudiendo imaginar un tiempo remoto, en que ambos lados estuvieron unidos, formando un gran túnel horadado por el agua y que aún podemos ver al llegar al túnel de las Palomas.

Azuelas

A la salida del cañón, nos encontramos con un paraje más abierto, Las Azuelas, cuyo nombre puede provenir de una herramienta usada desde la prehistoria. También es llamado Cerro de las Uvas, por la abundancia de viñas que hubo tiempo atrás. Aquí nos encontraremos un pequeño puente colgante, así como una caseta perteneciente a la conducción de agua potable para el abastecimiento de la Mancomunidad Río Monachil. Al pie de ésta, existe una pequeña fuente de la que podemos beber. Esta es una zona ideal para descansar, sobre todo cuando se va en grupo, así en fin de semana es fácil encontrarnos con mas personas.

Fuente Las Chorreras

Los más solitarios, disfrutarán sin duda reposando en la fuente Las Chorreras, situada a unos minutos de las Azuelas, subiendo por el sendero que discurre paralelamente a la derecha del canal. En ella podremos sentarnos bajo una sombra al pie de la fuente (potable) y junto al río.

Camino de la Solana

El regreso lo realizaremos por un sendero que parte desde la señal que indica el Camino de la Solana, situada entre Las Azuelas y la fuente Las Chorreras. Tras cruzar el río por el Puente de las Chorreras, nuestro caminar irá discurriendo por su margen derecho, elevándose hasta culminar en su punto más alto con la mejor panorámica de Los Cahorros. Continuamos nuestra marcha que discurre por una de las zonas más agrestes, y que crea un bello contraste al encontrarse con la Acequia de los Habices, estando custodiada en parte de su recorrido, por unos esbeltos álamos. Tras pasar por debajo del Cortijo del Cerrillo, volvemos a encontrarnos con una maravillosa panorámica de las eras de los Renegrales. Al final de esta vereda, tras pasar por la linde de una serie de cultivos, llegamos al Camino de la Solana, que desciende hasta Monachil, pasando antes por la Era Portachuelos.

Fotografias: Propias.

Texto Extraído desde la Web del Ayuntamiento de  Monachil
Más Info: rutas@derutasporlanaturaleza.es

DSC_0005 copia.jpg DSC_0021 copia.jpg DSC_0025 copia.jpg DSC_0035 copia.jpg DSC_0036 copia.jpg DSC_0038 copia.jpg DSC_0040 copia.jpg DSC_0054 copia.jpg DSC_0060 copia.jpg DSC_0061 copia.jpg DSC_0062 copia.jpg DSC_0082 copia.jpg DSC_0086 copia.jpg DSC_0089 copia.jpg DSC_0093 copia.jpg DSC_0098 copia.jpg DSC_0102 copia.jpg DSC_0105 copia.jpg DSC_0109 copia.jpg DSC_0111 copia.jpg DSC_0130 copia.jpg DSC_0130 copia.jpg DSC_0136 copia.jpg DSC_0137 copia.jpg DSC_0143 copia.jpg DSC_0180 copia.jpg DSC_0188 copia.jpg DSC_0190 copia.jpg DSC_0192 copia.jpg DSC_0196 copia.jpg DSC_0201 copia.jpg DSC_0208 copia.jpg DSC_0219 copia.jpg DSC_0226 copia.jpg DSC_0243 copia.jpg DSC_0260 copia.jpg DSC_0269 copia.jpg DSC_0270 copia.jpg DSC_0271 copia.jpg DSC_0276 copia.jpg DSC_0287 copia.jpg DSC_0295 copia.jpg DSC_0298 copia.jpg DSC_0301 copia.jpg DSC_0306 copia.jpg DSC_0307 copia.jpg DSC_0313 copia.jpg

Los comentarios estan cerrados.