Pinguicula Vallisneriifolia

La grasilla de Andalucía o el atrapamoscas (Pinguicula vallisneriifolia) es una angiosperma perteneciente a la familia Lentibulariaceae, distribuida casi exclusivamente en  las sierras de Cazorla, Segura y las Villas, aunque también se ha detectado en  sierra Almijara. Es  un hemicriptófito rosulado según el sistema de clasificación de Raunkiaer, lo que nos indica que las yemas de reemplazo perviven a ras del suelo, muriendo anualmente la parte aérea. El adjetivo rosulado hace referencia a la forma arrosetada que adquieren las hojas.

Su principal característica es su carácter insectívoro y glanduloso, lo que le da un tacto grasiento. Sus hojas son rosuladas y erectas, con variaciones en el tamaño y en la morfología en función de la estación de año. En primavera son anchamente elípticas, y en verano se alargar adoptando una forma más lineal, con el margen ondulado hacia abajo, sobresaliendo de la planta perpendicularmente. Poseen glándulas secretoras de mucílago. Sus flores son zigomorfas, hermafroditas y pentámeras. Su corola es bilabiada, con un espolón de 11-18mm violeta, rosada o blanca. Se distingue de otras especies del género Pinguicula observando sus caracteres específicos de cada estación, tanto de las hojas como de las venas violetas del tubo de la corola, con ellas en verano y sin ellas en primavera.

En cuanto a su ecología, crece generalmente sobre paredes rocosas verticales o extraplomadas y formaciones de travertinos (roca sedimentaria). Su biología se encuentra ligada a la presencia de agua, enraizando raramente sobre paredes secas. Crece tanto en zonas de umbría como expuesta al Sol, siempre que exista una alta disponibilidad de agua.

Como se ha mencionado, es una planta carnívora con glándulas secretoras en sus hojas, mediante las que atrapan y asimilan a insectos.

Su floración se da entre mayo y junio. Las flores son visitadas por dípteros y abejas que buscan su polen. Parece ser que un grupo de gran importancia para su polinización son los tisanópteros. Aunque son autocompatibles, la autogamia no es frecuente, ya que la flor tiene mecanismos para evitarlo. El desarrollo de los frutos, de tipo cápsula, se da en junio-julio, y sus semillas se dispersan un mes después, gracias a la apertura de la cápsula. No poseen ningún mecanismo especial de dispersión. En esta especie, se debe tener en cuenta su reproducción asexual mediante estolones y yemas.

Se encuentra catalogada como especie vulnerable en Andalucía. Pese a que la especie goza de un buen estado, se debe asegurar su supervivencia mediante el seguimiento y control de las poblaciones, así como de evitar su recolección en zonas transitadas y la práctica de actividades de montaña que incluyan su área de distribución.

Referencias:

Flora vascular de Andalucía oriental tomo 3

Libro rojo de la flora silvestre de Andalucía tomo II: especies vulnerables

Los comentarios estan cerrados.