En el silencio de la naturaleza

1928737_1117039771370_2448068_n

Un forma de acercarse a Dios y rezar con Él es estar en la Naturaleza escuchando e interiorizando todos sus sonidos: los pájaros, un riachuelo que pasa cerca de nosotros, el viento, las piedras del camino al chocar con nuestras botas…

Habitualmente estamos tan atareados en la vida cotidiana, con los jaleos del trabajo, la familia, los amigos, las actividades, las propias ciudades, los agobios, los exámenes, etc… que no nos queda tiempo para dedicárselo a Dios de esta forma por lo que hay que orar rápido y malamente.

Os proponemos, sentaros en un sitio en el que estemos cómodos y cerrar los ojos en medio de la naturaleza. En esa postura nos pondremos a repasar mentalmente todas esas cosas que hemos hecho y que nos han pasado a lo largo de toda esa semana, valorando si hemos actuado bien o mal, si podríamos haber hecho más de lo que hicimos o simplemente pautas para cómo volver a actuar en determinadas circunstancias si se nos presenta otra vez la misma situación.

 

Los comentarios estan cerrados.