NATTULE: Qué ver en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

 

El Parque Natural Cabo de Gata-Níjar cubre 50 kilómetros de la costa de Almería, entre la capital y Carboneras. Allí encontrarás playas idílicas, calas escondidas, pueblos marineros y paisajes desérticos que han llamado la atención incluso a directores de cine. Lawrence de Arabia, Indiana Jones o Exodus son quizá los títulos más famosos que han sido rodados aquí.

 0

Decidir qué ver en el Cabo de Gata es complicado porque cada rincón del Parque Natural esconde un verdadero tesoro. Desde su patrimonio histórico, con muchas construcciones catalogadas como de interés etnológico (cortijos, norias, aljibes, castillos…), hasta los fondos marinos de Cabo de Gata el visitante encontrará un sinfín de posibilidades para desconectar de la rutina.

Y es que Cabo de Gata es, ante todo, paz. A pesar de que cada vez adquiere más fama, te sorprenderá ver que en muchos de sus pueblos todavía se respira un ambiente de absoluta tranquilidad. Aunque tampoco faltan las opciones de aventura, como el submarinismo, las rutas en kayak y las salidas a caballo

Aquí algunos de los lugares de este paraíso volcánico que no debes perderte:

Salinas de Cabo de Gata

 

El primer pueblo que encuentras al llegar desde Almería al Parque Natural es San Miguel de Cabo de Gata. Entre este y La Almadraba de Monteleva se extienden las salinas, un enclave de vital importancia para numerosas aves acuáticas. Debido a su situación geográfica es un punto estratégico en las migraciones entre Europa y África y, en verano, por ejemplo, pueden verse flamencos, gaviotas y muchas aves limícolas. Existen varios senderos y miradores alrededor de las lagunas desde los que podrás observarlas.

1

Arrecife de las Sirenas

Poco después de La Almadraba comienza la subida hacia el faro del cabo de Gata. Allí se encuentra el mirador de las Sirenas, un balcón abierto al mar que nos ofrece una de las vistas más emblemáticas del Parque Natural.

Se trata de un arrecife formado por antiguas chimeneas volcánicas que hace un siglo albergaban a una colonia de focas monje. Lástima que ya no pueda verse ninguna. Si tienes oportunidad, acércate al atardecer para disfrutar de la puesta de sol.

2

Playas vírgenes de San José

Pasado el cabo, si seguimos por la costa, llegamos a San José, el núcleo más turístico del parque. Desde allí, se coge un camino de tierra que lleva a algunas de las mejores playas del Parque Natural: Mónsul, Genoveses y Media Luna. Se trata de playas de arena fina y donde el agua apenas cubre.

En verano, el acceso se limita a un determinado número de coches al día, por lo que conviene madrugar. De todas formas, salen autobuses desde el pueblo y también se puede ir andando. Por lo menos a Genoveses, la más cercana. Ten en cuenta que una vez allí no encontrarás ningún tipo de servicio, por lo que recuerda llevar todo lo necesario y, por supuesto, no dejar nada a tu vuelta.

3

Pozo de los Frailes

 

El Pozo de los Frailes es una pedanía cercana a San José que ha conseguido un cierto desarrollo turístico sin perder un ápice de su encanto. Su pequeño casco antiguo de estilo arabesco es la excusa perfecta para intercalar algo de cultura tradicional entre las horas de playa. El “monumento” más destacado es una noria del siglo XIV muy bien restaurada que da fe de la importancia del agua en esta zona y donde hasta hace poco lavaban las mujeres del pueblo.

4

En el punto de información de la noria podrán aconsejarte sobre distintas rutas para hacer a pie, como la que sale desde la rambla hasta Los Escullos, donde puedes visitar el castillo de San Felipe y la bonita playa del Arco.


5

La Isleta del Moro

 Siguiendo hacia el norte, en pocos minutos llegarás a la Isleta del Moro. Este pequeño pueblo de pescadores, con sus casitas blancas y las barcas atracadas en la orilla, da para una visita más que agradable. Justo al lado se encuentra la playa del Peñón Blanco, de arena blanca y poco profunda.

Si lo tuyo es el submarinismo, en La Isleta encontrarás dos centros de buceo. Además, si vas a la hora de la comida no podrás resistirte a probar el espectacular pescado de sus restaurantes. Termina la visita dando un paseo hasta el peñón del extremo del pueblo. Te enamorarán las vistas.

6

Mirador de la Amatista

 

Volviendo a la carretera se llega rápidamente al mirador de la Amatista. Este pequeño balcón se abre sobre un acantilado que nos ofrece algunas de las mejores vistas del Parque Natural. Verás parte de la Sierra de Gata, algunas calas de alrededor, la Isleta del Moro y, a lo lejos, el pico de los Frailes, el más alto del parque.

Un cuadro formado por azulejos nos instruye sobre la fauna que habita en la zona. Si quieres saber más, allí está el punto de información La Amatista, donde podrás adquirir publicaciones sobre el parque y algún recuerdo.

 

Playa de los Muertos

 

La larga playa de los Muertos se encuentra cerca de Carboneras, en los límites del Parque Natural. Aunque el acceso es duro, caminando por un sendero pedregoso de unos 700 metros, la recompensa merece la pena. Casi un kilómetro de playa de piedrecitas blancas y aguas frescas y cristalinas donde abunda la vida (imprescindible unas gafas de snorkel).

Una vez más, en esta playa no hay ningún tipo de servicios (ni papeleras) y todo lo que acarrees hacia abajo tendrás que llevártelo de vuelta. El único punto negativo lo pone la central térmica de Carboneras, que divisarás si miras a la izquierda.

7

En Cabo de Gata cada paisaje es una postal; cada cala, un trocito del paraíso… Estos son los lugares que yo nunca me pierdo; pero si la recorres, seguro que tú hallarás otros. Haz una visita a este maravilloso espacio natural y encuentra tu paraíso particular.

Julia CamposFirma: Viajera, publicista y escritora. Amante del tiro con arco. Julia es una de esas personas que prefiere descubrir las semejanzas entre lugares en directo, también sus diferencias. Sigue sus aventuras en Nattule!

Los comentarios estan cerrados.